Café Tacvba en el Teatro Caupolicán de Chile [VIVA MÉXICO, CABRONES!!!]

Después de ir al concierto de Café Tacvba (ahora con “v” para evitar problemas legales con un lugar del mismo nombre en la Ciudad de México) en el Teatro Caupolicán, puedo finalmente decir que es mi grupo musical favorito.

Antes estaba en mi “top 3” junto con Molotov y Kinky, pero ya puedo decir que Café Tacvba es mi favorito, no sólo por su música, que es genial, sino por otros elementos, como que sus integrantes se fuerzan ellos mismos a permanecer en el mundo de los “mortales”, no como otros artistas que ganan fama y pierden el piso. También porque ese concierto al que asistí es el mejor al que he ido en mi vida (superando incluso a otros tan “supremos” como la 9a sinfonía de Beethoven o incluso a los que fui de Molotov en Lima, Perú).

Tenía tiempo que quería ir a algún concierto de los “tacubos”, pues escucho su música desde que vivía en Holanda. Así que ahí tienen un valor sentimental extra, pues uno de los pocos canales de Televisa que llegaban a Holanda, cuando apenas comenzaban a mandar la transmisión a Europa, era Telehit. Y eso qué tiene que ver? Que los domingos se cerraba la transmisión del canal con la famosa canción Chilanga Banda.

Pero bueno, perdí mi oportunidad una vez en Perú, y otra en México, así que ahora tenía que ir a ese concierto. Y para nada lo lamento.

El Teatro Caupolicán (que me decepcionó por su tamaño, pero después resultó benéfico para el espectáculo) fue el lugar elegido por los de Satélite para dar su primer concierto en Chile después de años. El lugar no se llenó, a pesar de su pequeña capacidad, pero eso, junto con la actitud de la banda mexicana, hizo que todo fuera más personal, algo más amistoso, lo que incluso desorientó a un chavo del público que se subió al escenario y casi usó al buen Rubén (exagero, pero sí le brincó en la espalda y lo tiró al piso, mientras el pobre “Cone Cahuitl” sólo se reía mientas ambos caían en cámara lenta, un efecto dado por las luces que pusieron en ese momento).

El público (que, sorprendentemente para mí, era en gran parte gente de altos recursos económicos, mejor conocidos como “cuicos” en Chile) respondió muy bien, cantó, bailó, gritó (me incluyo, pues en un momento no me contuve y grité el “Viva México, cabrones!!!”) y sacó sus cámaras para guardar en video evidencias que ahora les traigo gracias a las maravillas de la tecnología actual y Youtube.

Conocí canciones que no había escuchado y que ahora no me puedo sacar de la cabeza, como Déjate Caer, no podré sacar de mi mente el baile “sexy” que hacen durante esa canción, que tampoco había visto antes jaja. Me hicieron recordar lo buena que es Puntos Cardinales, canción que tengo en disco pero que no había escuchado bien antes, algo similar que con Volver a Comenzar, que había oído en la radio y visto en Youtube, pero no completa por una u otra razón. Ahora ya están todas en mi iTunes y pronto en un disco que voy a quemar (jeje).

Pero bueno, lo único que puedo decir ahora es que tengo muchísimas ganas de volver a ir a uno de sus conciertos (si me aceptan en su “séquito” de los que viajan con ellos por todo el mundo me encantaría), pero ahora si bien preparado con una cámara para grabar y fotografiar todo lo que pueda para guardarlo en los archivos de mi vida.

También pienso irme a comprar todos los discos que me faltan, pues sólo tengo Avalancha de Éxitos, Tiempo Transcurrido y Cuatro Caminos, y ojalá alguna vez pueda conocerlos en persona, el sueño de todo admirador de un artista.

Y bueno, ya le corto, que se suponía que esto era un trabajo para un blog de la universidad (de aproximadamente 20 líneas tenía que ser).

Ni modo, tendré que volver a escribir algo sin inspirarme tanto. Al fin que también quería escribir en este blog personal y libre todo lo que pienso del concierto.

Me faltarán muchísimos detalles, pero no podré dejar de resaltar la calidad de los integrantes del grupo, su sencillez que hasta me hace sonreir cada que los vuelvo a ver (sonriendo también) en alguna foto o de los videos que circulan en internet, y agradecerles (si es que leen esto, lo cual dudo muchísimo, con todo lo hay hoy en día en la red y el trabajo que han de tener) por haberme hecho sentir como si estuviera de nuevo en México, que es mi país pero donde sólo he vivido 3 años y medio de mis 21 (y a pesar de eso vean cómo me emociono).

Gracias a Café Tacvba por ese excelente, genial, memorable concierto, y a todos los que lo documentaron con sus benditos celulares y cámaras.

Saludos.

Éstos dos últimos son de los conciertos en Valparaíso y Lima respectivamente, pero creo que valía la pena incluirlos. Por cierto que mi hermana (también fan, que vive en Perú) también fue a su concierto allá y anduvo dando de brincos en el escenario con la Chica Banda.

Anuncios

One thought on “Café Tacvba en el Teatro Caupolicán de Chile [VIVA MÉXICO, CABRONES!!!]

  1. Sólo para decirte enano que, aunque lo lea tarde, esta nota me emocionó casi hasta las lagrimas (ya ves cómo me he vuelto de sentimental).

    Besos

    Yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s