Rusia propone un desarme químico voluntario de Siria

bashar-al-assadUna nueva propuesta hace eco en torno al estira y afloja de la situación en Siria y la intervención militar comandada por Estados Unidos que parece inminente: el gobierno ruso propuso a su aliado Bashar al-Assad poner sus armas químicas bajo control de la comunidad internacional para posteriormente ser destruidas, y así evitar el único desenlace que se veía posible hasta el momento en el conflicto.

La propuesta hecha en conferencia de prensa por el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, curiosamente surgió de un tropiezo del secretario de Estado estadounidense, John Kerry. En una rueda de prensa en Londres, Kerry respondió a una pregunta sobre si el gobierno sirio podría impedir una intervención militar de Estados Unidos, Francia y otros aliados de la comunidad internacional. “Por supuesto, (Siria) podría entregar hasta el último pedazo de sus armas nucleares a la comunidad internacional en la próxima semana. Entregarlo todo, sin dilación y permitiendo un recuento completo”, contestó el político estadounidense.

Con estas declaraciones se escudó Rusia para realizar la propuesta mencionas, que ya es vista con buenos ojos por Walid al-Moallem, ministro de Relaciones Exteriores del régimen de al-Assad, y por Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, quien presentará esta alternativa más diplomática al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde el poder de veto de Rusia y China frenarían cualquier posible intervención militar en territorio sirio con aval del organismo internacional.

  • REBELDES SIRIOS SE OPONEN A LA PROPUESTA

Los menos conformes con esta opción son los rebeldes sirios, quienes lo ven como una simple distracción del gobierno para ganar tiempo y prepararse mejor para los bombardeos que llevaría a cabo Estados Unidos. El jefe de estado mayor del Ejército Libre Sirio, Selim Idriss, advirtió en declaraciones a Al-Jazeera que “el régimen miente, y el mentiroso Putin es su maestro”, al mismo tiempo que insistió en la necesidad de una intervención militar internacional.

Aunque el gobierno de Barack Obama insiste que los bombardeos a las instalaciones del gobierno sirio no son negociables, el tropezón de John Kerry parece darle más tiempo a al-Assad para colocar sus piezas de cara al enfrentamiento, ya que la propuesta de desarme voluntario de Siria se convierte en un obstáculo más para Estados Unidos y sus aliados, ávidos de mostrar su poderío en el plano internacional por la fuerza.

La ONU vuelve a aparecer en el panorama, mientras Obama espera una votación favorable para su causa en el Senado estadounidense, este miércoles, antes de que la opción que propone siga perdiendo fuerza.

Con información de Le Monde, The Guardian y El País

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s