Congo FightingLa ofensiva gubernamental de las últimas semanas, apoyada por fuerzas de Naciones Unidas, había obligado a los rebeldes a retroceder hasta bosques y montes cercanos a la frontera con Uganda.

El grupo armado M23 anunció este martes el fin de su lucha armada en la República Democrática del Congo, luego de que las fuerzas gubernamentales, con el apoyo de soldados de la ONU, lanzaran una ofensiva definitiva durante las dos últimas semanas.

Los rebeldes anunciaron que dejarán las armas y seguirán con las pláticas políticas con el gobierno del presidente Joseph Kabila.

Según reportes de Al Jazeera, algunos de los últimos miembros del grupo armado huyeron a Ruanda, país que apoyaba su lucha armada contra el gobierno congoleño.

A pesar de la rendición del Movimiento M23, que comenzó en abril de 2012, los expertos aseguran que esto no garantiza el regreso de la paz a la región, que ha vivido en estado de continuos conflictos en las últimas dos décadas.

Nota original

México, DF.- Los combates no se detienen en la República Democrática del Congo, luego de que el ejército ignorara un llamado de cese al fuego emitido este domingo por el grupo armado M23, asegurando que éste ha continuado con las hostilidades e incluso ha atacado a civiles.

Las fuerzas gubernamentales combaten al grupo armado en las montañas del este del país africano, luego de expulsarlo la semana pasada de su último bastión, en el pueblo de Bunagana, lo que obligó al líder de los rebeldes, Bertrand Bisimwa, a pedir un cese al fuego y continuar con las pláticas de paz.

Elementos del ejército aseguran que el grupo armado lanzó un bombardeo contra los habitantes de Bunugana, causando la muerte a varios civiles, lo que obliga a hacer caso omiso al llamado de detener los combates.

“Esto no es luchar, son bombas lanzadas por el M23 apuntando a la población de Bunugana”, dijo el Coronel Olivier Hamuli, un vocero del ejército. “Están apuntando a los civiles”, enfatizó.

Observadores internacionales para la Organización de las Naciones Unidas, Unión Europea y Unión Africana, hicieron un llamado a ambos bandos a detener los combates y continuar con las conversaciones de paz, para detener la violencia que azota al país desde abril de 2012, cuando el M23 comenzó su levantamiento contra el gobierno congolés.

El ejército no quiere terminar con sus ataques a los rebeldes, pues calcula que en tres o cuatro días podría vencer definitivamente al grupo armado, conformado principalmente por antiguos soldados que exigían mejores condiciones y se levantó contra el gobierno.

El M23 (“Movimiento del 23 de Marzo”) tiene en su mayoría elementos de la etnia Tutsi, y tras los primeros meses de combate contra el gobierno, fue aumentando sus exigencias, argumentando violaciones a los derechos humanos y a la democracia. Acusan al presidente Joseph Kabila de fraude en las elecciones de 2011.

Joseph Kabila, del Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia, gobierna en la República Democrática del Congo desde 2001, tras el asesinato de su padre, Laurent-Désiré Kabila.

Con información de Al Jazeera.

Foto: Human Rights Watch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s