U.S. President Obama delivers speech in Mexico City

Cuando Barack Obama apareció este jueves frente a las cámaras, en el pasillo de la Casa Blanca, todo mundo sabía que daría un mensaje relacionado con los migrantes ilegales que viven en Estados Unidos. El optimismo que se había generado en torno a ese mensaje, rápido se desvaneció y se convirtió incluso en desconfianza de muchos inmigrantes ante la propuesta planteada por el presidente de los Estados Unidos.

Ahora que perdió todo el poder en el Congreso frente a los Republicanos, Obama lanzó una acción ejecutiva sin pasar por el Congreso, para no deportar (ojo, no legalizar, sino simplemente no deportar) a más de 4 millones de residentes ilegales en Estados Unidos, que hayan vivido más de 5 años en el país de las barras y las estrellas, y que comprueben su fuente de ingresos y lugar de trabajo.

Así que quienes viven en Estados Unidos desde antes de enero de 2010 y tengan hijos nacidos en aquel país, podrán aplicar a este programa temporal, entregando datos de sus fuentes de ingresos, lugar de trabajo y de residencia (lo cuál, para los más escépticos, representa una manera de ingresar a los archivos y ser localizables en 2 años, cuando probablemente las condiciones hayan cambiado y sean deportables).

Por cierto, la medida a 2 años, concluirán justo para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, programadas para noviembre de 2016, lo cuál se podría entender como una forma de buscar el famoso voto latino, que hoy está en entredicho por la falta de acciones concretas a favor de ese sector de la población, o simplemente como algo lógico, pues en 2016 Obama dejará de ser presidente y su poder ante el hecho ya no sería efectivo.

Obama, el presidente que más ha deportado en la historia de Estados Unidos, y ahora que perdió todo el control de las dos Cámaras, lanza su medida para “echarle la bolita” a los Republicanos, y poder decir que es culpa de ellos que no haya podido hacer nada al respecto, aunque ya lleve 6 años gobernando y desde que estaba en campaña para su primer mandato, una de sus promesas era precisamente el tema migratorio. ¿Barack Obama no fue ágil, o simplemente preparó todo su arsenal político para darle prioridad a la reforma de salud (el famoso “ObamaCare”)?

Falta ver si a Obama no le sale el tiro por la culata y los Republicanos manejan de una mejor manera la situación, ahora que tienen el poder en ambas Cámaras, y pueden tomar la iniciativa al respecto, para retomar las propuestas de los Demócratas en materia de migración, e impulsarlas bajo su propio estandarte y sus propias reglas (lo cual luce poco probable).

Por lo pronto, John Boehner, líder de la Cámara de Representantes, reaccionó al anuncio del presidente Obama con una fuerte crítica, comparándolo con un rey o un emperador que toma las decisiones unilateralmente, además de asegurar que la postura del ejecutivo rompe toda posibilidad de realizar reformas bipartidistas.

El movimiento de Barack Obama luce muy arriesgado, pero su baja popularidad en los últimos tiempos aclamaba una medida por el estilo. Falta ver en los próximos meses si fue una buena decisión, o si el contragolpe republicano será más potente de cara a las elecciones de 2016.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s